Mi vida a nivel biográfico ha sido aparentemente sencilla, habiendo crecido en una familia acomodada, habiendo obtenido 2 licenciaturas (Empresariales y Psicología), habiendo tenido múltiples trabajos desde cuidador de minusválidos a subdirector de una oficina bancaria, cambiando de ciudad (del sur al norte),  habiendo vivido muchos amores y desamores y habiendo vivido múltiples experiencias de vida muy intensas, pero no muy diferentes a las de cualquier persona.

Sin embargo siempre me acompañó un gran vacío  que en principio atribuía al complicado sistema familiar al que pertenecía, o a las circunstancias de  vida que me tocaron vivir. 

Indagué por muchos lugares especialmente científicos e incluso estudié psicología pensando que ahí podría encontrar las respuestas que buscaba.

Y todo tuvo su propósito, que fue prepararme para abrir mi corazón a un mensaje incomprensible para la mente pero efervescente para el alma:  El Amor Es.

Este mensaje aunque en realidad siempre estuvo en mi vida de alguna u otra manera,  sólo pude posar mi atención en él cuando estuve preparado para honestamente dejarme tocar, dejarme acompañar,  DEJARME.

Ahí supe que la búsqueda había terminado y empezaba el encuentro.

 Encuentro de lo que hay más allá de mis interpretaciones pequeñas y limitadas, pequeñas cárceles autoimpuestas que no nos permiten VER, descubrirnos, vivirnos en alegría.

En este nuevo camino en el año 2015 decidí dejar mi aparentemente seguro trabajo  en el banco en el que había estado los últimos 11 años, y poco más tarde me animé a realizar mi primer taller y empezar a acompañar y permitirme ser acompañado en los procesos de vida.

 

Aparte de la carrera de Psicología, me he formado en múltiples terapias (*) y también he practicado diversas enseñanzas en No Dualidad, como "Un Curso de Milagros" o los cursos de la "Escuela del Perdón no dual" de Jorge Lomar de la cual soy facilitador.

Pero lo que me quedó claro es que el Amor no se puede enseñar y tampoco aprender, al menos con los mismos mecanismos de la mente que quiere comprenderlo y atraparlo todo.

En realidad sólo se puede elegir, sólo se puede compartir, sólo se puede descubrir. Es un paradigma cuántico maravilloso cuando permites disolverte en él, en lo desconocido.

 

Y para ello siempre es más fácil uniéndose a más personas que miran al mismo propósito.

 

¿Nos permitimos?

* Sobre mi formación: Licenciado en Psicología y Empresariales, Facilitador del Perdón No Dual (Asociación Conciencia-Jorge Lomar), Formación en Constelaciones Familiares (Curso introductorio de Lola de Miguel y Escuela de Centramiento de Carlos Escudero), Practitioner Coach en PNL (Instituto Europeo de PNL), Bioneuroemoción (M1, M2, M6 en Enric Corbera Institute), Hipnosis Ericksoniana (Horacio Ruiz), Psych-k (curso básico- Matilde Santos), Biodanza (curso de introducción por Abel Guzmán), Otros a través de talleres y autodidacta (CNV, The Work, Eneagrama, etc)
CABEZA-1 (2).jpg